viernes, 24 de julio de 2009

ME GUSTA VER EL PUEBLO LAS TARDES DE VERANO.


Me gusta ver el pueblo las tardes de verano,
las calles donde encuentro saludos y palabras,
los niños que destrozan el silencio de siempre
y el trajín novedoso, sonoro, de la plaza.

Me gustan las sonrisas, los cálidos abrazos,
los nombres que retornan al sol de la añoranza
El Tálamo, El Casorio, la revista, el teatro.
los ecos del recuerdo, los momentos de charla.

El regreso a la tierra de aquellos que se fueron
buscando en otros campos el pan de su mañana,
donde algunos quedaron con los ojos cerrados
guardando para siempre su pueblo en la mirada.

Me gusta el tacto cálido del apretón de manos
de los hombres que llevan al pueblo en las entrañas,
las leyendas antiguas, la voz de los mayores
que traen en su sonido grabada la nostalgia.

Cuando el ocaso llega, me gusta en el verano,
entre el rumor del pueblo bajar hasta la plaza,
pedir una cerveza y en el bar de la Satu,
poder tomar el fresco sentado en la terraza.

Me gustan los reencuentros alegres del verano
de los hijos del pueblo que retornan a casa.
Las viejas ilusiones, la antigua sementera
que reverdece el árbol de la nueva esperanza.

2 comentarios:

Rosario dijo...

Mi querido Cruz, da gusto pasear por tu pueblo a traves de tus palabras, parece que recorro las calles...
Yo que he estado en el puedo decir que es un pueblo muy noble y hermosos
Gracias por mostrarnoslo una vez más
Buen fin de semana para ti y tu familia
Un besito Rosario

Cruz Diaz dijo...

Gracias Rosa:
Es bonito respirar le ilusion de lo sencillo, de los reencuentros, de la paz compartida. Te espero en Pescueza.

un beso.