viernes, 6 de marzo de 2009

SERVICIOS SOCIALES: ¿PÚBLICOS O PRIVADOS?

La eterna polémica entre lo privado y lo público se acentúa en el ámbito de los servicios sociales: ¿Cual es el sector mas adecuado para la gestión de estos servicios?. Los defensores de la privatización de los servicios públicos argumentan razones de eficiencia y solvencia de la empresa privada frente a la ineficacia y el despilfarro de la administración pública.

En este sentido, Fréderic Bastiat (1801-1850), defensor a ultranza de la privatización de los servicios públicos, nos pone el siguiente ejemplo: "A cada soldado corresponde una asignación de 16 céntimos para su alimentación diaria. El gobierno toma estos 16 céntimos y se encarga de alimentar a los soldados. El resultado es que todos reciben la misma ración, compuesta de los mismos alimentos, sin tomar en cuenta lo que cada soldado prefiere. Uno recibe más pan del que desearía, otro menos carne de la que desearía. Hemos hecho un experimento: hemos dejado a cada soldado la libre disposición de los 16 céntimos que le corresponden y nos complace constatar una mejoría sensible de su suerte. Cada uno consulta sus gustos, su temperamento, los precios del mercado. Por regla general, los soldados han optado por más carne y menos pan. Su salud ha mejorado, están más contentos y el Estado se ha librado de una tremenda responsabilidad".

Por otro lado, los defensores de la permanencia de los servicios sociales en el ámbito de lo público, como Henri Coing, nos dicen "que los servicios públicos se establecieron para satisfacer las necesidades de las personas, no para el comercio y el beneficio económico y no pueden regirse por criterios de rentabilidad sino de interés social. De acceso universal, mantenidos por una fiscalidad solidaria, representan uno de los derechos sociales más significativos alcanzados por la ciudadanía a lo largo de la historia y son indispensables para luchar contra las desigualdades sociales y territoriales. El segundo problema importante de todo el debate y que siempre se restringe a segundo plano es que la provisión de los servicios públicos se desarrolla en base a las necesidades sociales del individuo y no en su capacidad de pago. Ante esta situación me atrevería a decir que por su propia naturaleza no deben ser ni liberalizados ni privatizados.

La constante crítica al funcionamiento de los servicios públicos ha conseguido que una parte importante de la sociedad acepta la falacia de que estos serían mucho más eficaces si se entregaran a la competencia del mercado. Claro que es necesario perfeccionar la eficacia de los servicios públicos pero para ello hay que ampliar su financiación, mejorando la calidad y el acceso de todos en condiciones de igualdad. Pero no podemos aceptar que su actual deterioro sea utilizado como argumento para permitir que se los apropien las multinacionales".

Circunscribiéndonos al ámbito local, surgen diferentes opiniones sobre la conveniencia o no de privatizar los servicios municipales (agua, alcantarillado, recogida de basura, Etc)

La verdad es que últimamente hay una progresiva tendencia a la privatización de los servicios públicos.

Vosotr@s ¿que opináis? Vuestra es la palabra.

9 comentarios:

Ruth dijo...

¡Buenas tardes amigo!

Buen dilema nos planteas, en el cual hay una amplia gama de conceptos, de pros y de contras, muchos debates de podrían abrir, y se deben abrir al respecto de estas cuestiones que nos atañen a todos.

Sin entrar en distinciones de clase social, que es lo que algunos quieren pretender, soy defensora de los servicios públicos, teniendo en cuenta que la aportación al mantenimiento y continuidad siempre es debida al aporte presupuestario que se asigna del pago que realizamos cada uno de los y las ciudadanas de este querido país, contando a los inmigrantes que también son ciudadanos de España, siempre que estén cotizando y cumpliendo como uno más.

Hay dos factores indispensables a la hora de tener en cuenta y de valorar si interesa a la CIUDADANÍA que siga habiendo un servicio publico que cubra cualquier necesidad que pueda prestarnos un servicio.

Esto no es lo mismo que alguno pretenden con privatizar, ya que llegado el momento no todo el mundo tiene la misma solvencia económica para poder cubrir los gastos que ocasiona la misma, más con los tiempos que corren, donde ya no todos podemos pagar un seguro médico, donde ya no todos podemos tener un plan de jubilación, etc...

los servicios públicos nos garantizan una seguridad que con el debido descuento en la nómina mensual, llegado el momento podemos y debemos recibir atención, pero lo que nos tenemos que mentalizar que es un servicio que lo recibimos por el aporte de todos, y para todos, pero que por demasiados abusos también se ve grandemente perjudicado, deberíamos concienciarnos más de que no podemos sacar recetas para segundos ni terceros, no podemos sobrecargar los servicios sin una justa necesidad, etc...

No me extiendo más, y luego retorno.

Cruz Diaz dijo...

Buenas tardes Ruth.

Gracias por tu excelente comentario que suscribo en su totalidad.

La importancia de los servicios públicos se basa en su corresponsabilidad social (Pagar más los que mas tienen para que todos tengamos el mismo servicio y los mismos derechos y deberes)

Estoy de acuerdo contigo en que debemos concienciarnos (sobre todo aquellos que, por su situación social y económica, pagan poco o no pagan por algunos servicios públicos) en no derrochar el producto objeto del servicio y tener en cuenta que el ahorro y la precaución en el gasto siempre redundara en el bien de todos y en la calidad del servicio.

Un cariñoso abrazo compañera.

Nieves dijo...

Saludos amigo.

Soy partidaria de los servicios públicos, lo que ocurre es que aveces los servicios públicos no están a la altura de los ciudadanos.

Por ejemplo en sanidad el mismo ginecólogo, oculista ... que te atiende en la SS no te mira ni a la cara siquiera, por la tarde acudes a su consulta privada( pagando una media de 100 euros por consulta, aparte de las pruebas que te haga) y el trato es amable, ... hipócrita.
Lo mismo podría aplicarse a otros servicios sociales.

Se debe hacer una revisión de aquellos profesionles que se dedican tanto a los servicios públicos como privados para controlar su actitud en el ámbito público.

Perosí a los servicio públicos, no todos podemos costearnos lo privado. Y debemos luchar por la igualda y el bienestar social para todos.

Abrazos. Nieve.

Cruz Diaz dijo...

Hola Nieves.

Tienes razón en lo que dices.
El profesional que ejerce un servicio publico debe pensar que las personas que llegan a la consulta publica no tienen los medios economicos suficientes para acceder al despacho privado. En este sentido se debe educar a estos profesionales en que el trato debe ser igual para todos, sea en el despacho público o elprivado.

Un cariñoso abrazo amiga.

Paco Centeno dijo...

Creo que igualar lo público con poco eficaz es un axioma erróneo. Sino, mira el funcionamiento de la sanidad pública extremeña cuando la gestionó Guillermo. Era pública y era eficaz. Y ahora cae en esa eficacia, aunque no sé si por la gestión o porque hay menos recursos por la crisis.
Lo que quiero decir es que lo público bien gestionado es mi primera opción, y si no funciona, cambiar el gestor por uno mejor.
Lo privado para quién quiera pagarlo.

Cruz Diaz dijo...

Buenas noches Paco:

Estoy de acuerdo contigo. Procuremos mejorar la gestión publica para que sea mas eficaz.
Un abrazo.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Cruz:

Es una pena que ciertas personas quieran hacer negocio con todo. Es una pena que la economía se ponga por delante de los intereses de los ciudadanos. Esperemos que pronto cambie esta concepción.

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Cruz Diaz dijo...

Buenas tardes Javier.

Totalmente de acuerdo contigo.
Soy partidario de los servicios publicos basados en la corresponsabilidad social donde tengan el mismo derecho y el mismo servicio todas las clases sociales.
Tambien creo que es necesaria promover una concienciacion sobre el uso racional de los servicios publicos.
Con referencia a los servicios publicos municipales y segun las normas al respecto, los importes recaudados por los Ayuntamientos en base a las tarifas de los servicios, deben siempre redundar en el mantenimiento y mejora de dichos servicios, sin que puedan derivarse a otros conceptos.
Por otra parte el importe de estas tarifas deben ser siempre equiparables al costesostenimiento economico de los servicios. En este sentido debe haber una mayor informacion a la ciudadanía en cuanto al por que de la subida de las tarifas de los servicios públicos.
Tambien debemos ir hacia una mayor eficacio en los servicios publicos con una mayor y mejor dotacion material y personal.

Un fuerte abrazo compañero.

Ruth dijo...

¡Buenos días!

Tienes un premio esperando en mi bitácora.

Un abrazote enorme.