lunes, 12 de octubre de 2009

EL CALVARIO DE ROMELL BROOM O LA INUTILIDAD SOCIAL DE LA PENA DE MUERTE

Os comparto mi colaboración semanal en el 5x1 de Paco Martin, donde tambien participan Javier, Helena y Ruth

Se me hace dificil imaginar lo que pasaria por la cabeza de Romell Broom en esas tres horas de suplicio a que fue sometido para intentar cumplir la sentencia de su pena de muerte. Los dieciocho pinchazos, tras otros tantos intentos fallidos de encontrar la vena donde aplicar la sustancia letal, fueron un calvario para este condenado a muerte, de cincuenta y tres años, por violacion y asesinato de una niña de catorce. Al cabo de tres horas, el Gobernador de turno, suspendió el acto y dio la orden de aplazar la ejecución.

Yo me pregunto: ¿Es necesaria la pena de muerte? ¿Es necesario someter a un ser humano a este martirio?, la respuesta es que no. La historia ha demostrado que el mantenimiento de la pena de muerte en Estados Unidos y otros paises no resuelve el problema.

En una sociedad moderna, donde se permite libremente el uso de armas de fuego. donde la influencia nociva de actitudes antisociales, basadas en el poder de la fuerza física, en los extremismos ideológicos o en los nacionalismos radicales, se fomentan día a día; me refiero, sobre todo, entre los jóvenes; y, a la vez, se mantiene esa inutil, inhumana y macabra representacion real de la pena de muerte, creo que es una sociedad desnivelada en sus actitudes humanas.

Pienso que los problemas sociales, el camino del mal, las consecuencias que ocasionan el delito, deben atajarse desde su raiz; y la raiz es la familia, la educación, el control de las influencias que se reciben en los primeros años de la vida. Internet, por ejemplo, puede ser un arma letal en las manos de un niño de catorce años. En una mente no formada, las influencias exteriores negativas pueden ser un caldo de cultivo para la formación de un delincuente, de ahi la importancia de vigilar en este sentido, sobre todo desde el ámbito familiar. En esos factores debemos empezar a pensar para intentar conseguir una sociedad libre de actitudes violentas y delictivas.

La pena de muerte, en ningún caso servirá como factor de persuasión. La historia lo viene demostrando. La pena de muerte es una acto de venganza, es un asesinato maquillado por la ley que no tiene ninguna justificacion.

El caso de Romell Broom es escalofriante. Dentro de unos dias, volverá a pasar por el mismo suplicio. Volverán a intentar encontrarle la vena, volveran a pincharle en los músculos y en los huesos y volverá a pedir la muerte a gritos, con el rostro y los ojos deformados por el sufrimiento. ¿Como es posible que una sociedad moderna y democrática permita esta verguenza?

3 comentarios:

Cruz Diaz dijo...

En ningún caso pretendo ocultar el horrible delito cometido por este hombre. Pienso unicamente que la pena de muerte, a parte de ser un acto antinatural y antihumano, no es persuasiva respecto a este tipo de delitos, como se viene demostrando, sobre todo en Estados Unidos. Creo que se deberia actuar sobre otros aspectos mas útiles.

Alejandro Gracia Bosch dijo...

Ante todo Cruz, me dirijo a usted con todo respeto.
Efectivamente, con la muerte de este IMPRESENTABLE no se arregla el DESAGUISADO que provocó a esa niña y a su familia.
Pero yo le digo a usted que si fuera yo el padre de esa niña violada y asesinada y pudiera inyectarle la aguja al parásito ese, me iba a importar un huevo si se la inyectaba en la vena o en el ojo, o en el hueso que más dolor produzca. Y si no póngase usted en su lugar.
No solo le inyectaría la aguja...
¡Ya está bien de tanta demagogia y tanto defender a asesinos y maleantes!
QUIZÁS CON SU SUFRIMIENTO SE ALIVIE EL INMENSO DOLOR DE ESA FAMILIA.
UN SALUDO SEÑOR CRUZ.

Joey dijo...

Correcto, si es inhumano, pero tambien fue inhumano lo q hizo a esa pobre niña.. El ha vivido 27 años luego de q la mató, la cuestion es que porque demora tanto el proceso, la ejecucion debe ser hecho en la brevedad posible, asi como paso con saddam...