jueves, 3 de septiembre de 2009

TEATRO EN ACEHUCHE

NUESTRO T E A T R O EN ACEHUCHE
“BALADA DE LOS TRES INOCENTES
de Pedro Mario Herrero.
Representada con un gran éxito en Pescueza el pasado dia 9 de agosto por el
Grupo de teatro “El Antruejo”
de Pescueza (Cáceres)
Sera el lunes, día 7 de septiembre de 2009
a las 22:00 horas
En ACEHUCHE: Recinto Escolar.

6 comentarios:

Angelet dijo...

Querido Cruz:

Mil perdones te pido por el retraso de mi respuesta, pero han sido días terroríficos para mí... Problemas graves con mi medicación se han juntado con un ataque inesperado de una persona sin corazón que ha roto el mío en mil pedazos, y en las condiciones en las que estoy, aún voy buscando trozos para tratar de recomponerlo...

Me encantó tu poesía al punto de hacerme llorar... Estoy demasiado sensible en estos días, y un gesto de cariño de tamaña calidad y hermosura me tocó lo que me quedaba de corazón...

Por favor, te lo ruego, recoge alguno o los dos premios que os dejé como recuerdo de mi cumpleaños... Os lo merecéis por la paciencia y la tolerancia que habéis tenido conmigo en estos terribles días en los que ya estoy pensando en acudir al hospital a intentar que me ingresen...

Me he acordado mucho de ti, y me he asomado cada mañana a ver amanecer, pero estos días el sol no brilla para mí, ni las estrellas del firmamento me dejan pedir deseos... Será que al tener roto el corazón no reciben mis mensajes, ni ven mis lágrimas caer como lluvia desolada... Lo estoy intentando todo, pero a veces, querer no es poder...

Un beso, Cruz, y gracias por todo...

Angelet dijo...

Cruz: mi infancia fue un horror, mi adolescencia terrorífica, mi madurez está siendo de espanto, tengo una madre que me machaca a diario con ese pasado, un pasado que ha estado marcado por una grave enfermedad mental que ninguno sabíamos que tenía pero que se juzgó que era mi propia, malvada y egoísta personalidad, se me hizo culpable de todos mis síntomas, de mis ataques de ansiedad, de mis neurosis, de mis autolesiones, de mi anorexia y de mi bulimia, de mis intoxiaciones medicamentosas, de mis intentos de suicidio... Hasta que, 22 años después de manifestarse el trastorno, me lo diagnosticaron tras un intento de suicidio... Y aún siguen culpándome de que yo misma me lo provoqué por no hacer caso a mi madre... Aún me dicen que nunca he sido una buena hija, que he destrozado la vida de mi madre, que he destrozado a la familia, 2 de mis 5 hermanos creen que soy una alcohólica sin remisión que está en urgencias por intoxiciones mediamentosas cada semana y me dijeron claramente hace 2 años que no quieren saber nada de mí, y mi madre NO HA HECHO NADA, mi padre se esconde en las faldas de mi madre porque no se atreve a hablar conmigo cuando le he suplicado que le necesito, aunque sólo sea hablar 10 minutos por teléfono con él, pero no cede, mi pareja me tiene totalmente abandonada porque él mismo se ha dejado completamente y lo único que hace es dormir y ver la tele, cada mañana tengo que aguantar la chaparrada de mi madre poniéndome a parir, y yo callada para que no haya discusión, y NO PUEDO MÁS, CRUZ... Sólo pienso en acabar con todo y dejar de sufrir, que 27 años ya son muchos de incomprensión, falta de cariño, patadas, acusaciones, maltrato psicológico y lo que además tengo que pasar con la maldita enfermedad que, en vez de mejorar, empeora cada día un poquito más... Estoy empastillada hasta las cejas, pero tomo tanta medicación desde hace 5 años que no me hace efecto y, sin embargo, no puedo vivir sin ella... Ahora estoy en la parte oscura de mí misma, y ahí, no puede entrar el sol...

EL RINCON DEL MANDILON dijo...

Ya contareis que tal os salió en Acehuche pero creo que habrá quedado muy bien al igual que en Pescueza o mejor.¡¡ Seguir así!!

Angelet dijo...

Gracias, Cruz, por tus palabras, y en tus brazos me he acurrucado... Por ti haré el esfuerzo de trarar de apartar las nubes y volver a ver el sol... Gracias por tu cariño, que ha vuelto a llenar de amor mi corazón recosido (encontré todos los trozos y, con la máquina de coser, hice un apaño que no quedó mal) y gracias por tus abrazos, porque ese corazón, además de estar lleno de amor, ahora está calentito... Pero tengo que seguir aquí, en la ciuda, porque mi pensión no da ni para irme a las Barranquillas... Tengo que seguir con este hombre con el que comparto casa y poco más, porque no tengo otro sitio donde ir, ni mis padres me admiten por causa de "mis tonterías"... Y soy ya muy mayor para aguantar más humillaciones, insultos y malas palabras y callarme, a pesar del dolor, por el respeto que les tengo y que ellos nunca me han tenido... Aguantaré, como siempre lo he hecho, porque Dios no me dio un cuerpo, me dio un roble que aguanta carros y carretas, y aunque mi alma se canse a veces, también tiene derecho la pobre a un respiro... Ya en breve la pondré firme y otra vez pa'lante, como los de Alicante... Cruz, si no me he muerto todavía y sigo aquí, estoy segura de que es porque Dios me reserva una tarea... Sólo tengo que averiguar de qué se trata... Aunque todavía no he conseguido saberlo... Quizá se trate simplemente de aguantar lo que he aguantado y aguanto para dar ejemplo a no sé quién... Pero si Él ha dicho que tengo que estar aquí, pues aquí me quedaré hasta que Él me diga lo contrario...

Un beso y un abrazo de osa amorosa, amigo!

Cruz Diaz dijo...

Me alegro por esa decision de vivir a pesar de todo. Sigo pensado que tienes un gran valor humano y que la gente necesitamos de ti. Como persona y como parte de todos nosotros eres util para esta sociedad. Me gusta escribir poesia. Ten enviare de vez en cuando algunos versos. Sonrie Angelet, aunque te cueste, pero sonrie, por el mundo necesita de tu sonrisa.

Angelet dijo...

Es la enésima oportunida que me doy de intentar salir adelante... ¡Y fíjate! Me acaba de llamar mi madre, que tiene a mis dos perritos machos, porque una de las hembras está en celo, y me ha dicho que no me los va a devolver, porque ha juzgado y emitido la sentencia de que aquí no los cuidamos, de que están traumatizados y de que ella los va a cuidar mejor que yo, que soy la única que los atiende, los lleva al veterinario, me gasto el poco dinero que tengo con ellos, y les doy todo el amor que tengo... Y se da la casualidad de que uno de los perros que tiene ahora en sus manos es mi niño, mi Nemo, mi bebé, el que sólo quiere dormir conmigo, el que sólo quiere salir a la calle conmigo, el que es más que un hijo para mí, y no puedo dejar de llorar, Cruz... ¿Qué hago? ¿Voy a su casa a por lo que es mío y se monta la batalla campal? ¿La denuncio por robo? ¿Me callo y me aguanto como siempre y me quedo con lo único que me ha estado sosteniendo este verano? ¿Es así como se comporta una madre con una hija que, confiada, le llevó lo que más quería en su alma? ¿De dónde se ha sacado conclusiones tan maquiavélicas y estúpidas? ¿Por qué hacerme ese destrozo en el corazón sabiendo cómo estoy? ¿Ves cómo cada vez que intento levantar la cabeza, alguien me pega un martillazo para que no vuelva a asomarla?

Pero, aquí estoy, con el chicón y la cara llena de lágrimas y churretes por sólo pensar que no vuelva a ver a mi niño... Pero te juro que antes muevo Roma con Santiago que dejar que, a mis 42 años, mi madre vuelva a tomar una decisión por mí sin contar conmigo... ¡¡¡BASTA YA, POR DIOS, BASTA YA!!!